Blogia
Blog Pablopucelano

Análisis de partidos.

Adiós al sueño de primera. (Elche 3 - Vall 1)

Un abrazo a todos los pucelanistas. No quiero comentar nada más. El impresentable del colegiado del encuentro, el atajo de sinvergüenzas que forman la plantilla del Elche y la mafia, en general, que es el fútbol español me han quitado las ganas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

El Pucela pega primero. (Vall 1- Elche 0)

El Pucela pega primero. (Vall 1- Elche 0)

Partido completamente controlado por el Real Valladolid y, desde luego, merecidamente ganado ante un Elche que vino a Zorrilla a encerrarse atrás y a que le cayeran los menos goles posibles. Y en cierta manera, lo consiguió, ya que, aunque el Real Valladolid gozó del control del juego y de las ocasiones más importantes del encuentro, sólo fue capaz de perforar la portería ilicitana, defendida por Jaime, en una única ocasión merced a un cabezazo de Javi Guerra.

También es cierto que el Valladolid planteó un partido muy serio tanto defensiva como ofensivamente. Lo que le permite tomar ventaja en la eliminatoria.

Javi Jiménez no intervino demasiado, y tuvo un único  fallo a la salida de un córner. La línea defensiva formada por Barragán, Valiente, Jordi y Peña fue, sencillamente, lo mejor del partido, teniendo a los delanteros ilicitanos controlados en todo momento. El centro del campo quedó formado por Nafti, que peleó de nuevo como un jabato pero tal vez con poca cabeza, y por Álvaro Rubio, que manejó el centro del campo a su antojo y que recuerda al centrocampista que es. El que tantas lecciones de fútbol ha repartido en Zorrilla, pero que en la última temporada ha quedado condenado a jugar muy poquito.

La línea de medias puntas, formada por Nauzet, Óscar y Sisi, creó peligro, pero sólo en ocasiones puntuales. Los dos primeros fueron muy intermitentes e irregulares. Pero Sisi estuvo llevando peligro al portal de Jaime durante todo el partido. Arriba, el goleador, el de siempre, Javier Guerra.

Aunque la renta puede ser corta. El Valladolid ha pegado primero y, desde luego, toma la iniciativa en la eliminatoria.

Certificando el playoff. (Vall 2 - Alcorcón 0)

Certificando el playoff. (Vall 2 - Alcorcón 0)

Dos goles tempraneros del omnipotente Javi Guerra y la inoperancia del Alcorcón, potenciada por el hecho de tener su objetivo conseguido ya con creces, hicieron que el Valladolid pudiera brindar una cómoda victoria a los casi 16.000 espectadores que nos dimos cita el sábado en Zorrilla.

Gran ambiente desde las 6 de la tarde por los alrededores. Recibimiento por todo lo alto a los jugadores en su llegada al estadio una hora antes y cánticos animando al equipo por doquier. La verdad es que el ambiente que reinaba en Zorrilla ayudaba, y mucho, a engrandecer a los jugadores vallisoletanos y encoger a los amarillos.

La fácil victoria animó más si cabe a la afición morada y llegamos a nuestro momento cumbre mediada la segunda parte, donde nos animamos por segunda vez en la temporada a hacer la siempre bonita ola.

Final del partido y sólo destacar las dolencias que sufrió Baraja durante los primeros minutos. Fue sustituido por Álvaro Rubio, que cumplió perfectamente con su labor en el centro del campo.

El jueves llega otra final mucho más dura que ésta. Será a las 21:00 de la tarde y enfrente estará el Elche de Bordalás. Vamos Valladolid, vamos equipo, vamos ciudad, vamos jugadores, vamos afición. El ascenso está en nuestras manos.

Haciendo el canelo. (Huesca 1- Vall 0)

Haciendo el canelo. (Huesca 1- Vall 0)

Si un equipo que está metido de lleno en la pelea por subir a primera división se enfrenta a otro que acaba de sellar su permanencia en la división de plata del fútbol español y un quinielista tuviera que apostar por alguno de los dos conjuntos, sin duda apostaría por el aspirante a primera. Es lo lógico y lo que haríamos todos.

Pues bien, ayer domingo a las 21:00 (aprovecho para quejarme del penoso horario que nos impidió viajar a Huesca a más de un pucelano) el Valladolid salió al campo demostrando que la pelea del ascenso le viene grande, grandísima. A los pocos minutos de juego, ese equipo que no se jugaba nada de nada, se adelantaba en el marcador merced a un tanto de Camacho. Tanto supercelebrado por el gran "blanquivioleta" Onésimo, que parecía empeñado en amargarnos la existencia. Ésto provocó algún encontronazo como el que se rumorea que tuvo con García Calvo al acabar el encuentro. Algo así como "ya se ve lo que quieres tú al Valladolid" debieron ser las palabras del madrileño.

¿Nosotros somos los más tontos de España o el Huesca estaba primado hasta las cejas? Ahí dejo la cuestión para que cada uno la concluya como crea.

El caso es que el Valladolid fue incapaz de remontar ese primer gol y eso derivó en la enésima derrota que sufre este equipo lejos de Zorrilla, donde pierde absolutamente todos sus valores.

La incapacidad de Abel, que alineó a Faria en el lateral izquierdo y fue incapaz de cambiar el signo del partido con un cambio, y las pocas ganas que mostraron los jugadores blanquivioletas hicieron que el Valladolid se tenga que jugar su último partido de Liga, que parecía ser un partido placentero y para dar minutos a los menos habituales, a todo o nada.

Dicho todo esto, hay que recordar que nos sigue valiendo un empate en casa ante un rival como el Alcorcón que fuera de casa pierde enteros y que además no se juega nada ya. Por si no fueramos capaces de ganarles, nos puede valer también un triunfo o un empate del Elche contra el Xerez. Por lo tanto, creo que la clasificación para la promoción de ascenso a Primera es, por lo menos, asequible.

Alineación titular: Javi Jiménez, Pedro López, Valiente, Jordi, Faria, Baraja, Nafti, Nauzet, Sisi, Jofre y Javi Guerra.

En la segunda parte salieron Óscar, Bacari y Álvaro Antón.

Hay que destacar como los mejores blanquivioletas a Baraja y, tal vez, a Óscar. Y negativamente a Nafti y a Faria.

Malas defensas. (Numancia 3 - Vall 3)

Malas defensas. (Numancia 3 - Vall 3)

Recién llegado de Soria. Comprendan que no me apetezca hacer el análisis del partido, estoy bastante cansado. Mañana, si tengo tiempo, lo haré.

Por cierto, un cero para Jacobo. Él solo ha cavado su propia tumba en Pucela.

Zorrilla explota. (Vall 2 – Barcelona B 1)

Zorrilla explota. (Vall 2 – Barcelona B 1)

El público llevó en la noche de ayer al equipo en volandas, que se adelantó primero con un tanto de cabeza de Guerra tras un perfecto centro de Nauzet. Pero tras varios fallos claros, como un penalti errado de Nauzet, el filial barcelonista lograba poner las tablas en el marcador, merced a un tanto en propia puerta de Baraja, que introdujo en la portería vallisoletana un centro envenenado del ex blanquivioleta Carmona.

Pero lo mejor, como en innumerables ocasiones esta temporada, vendría al final. El Barcelona se quedaría con diez después de que el colegiado Hernández Hernández mostrara la segunda amarilla a Carmona por zancadillear a Jordi, cortando un claro contraataque vallisoletano.

Esta expulsión alentó a los culés, que se pudieron adelantar en el marcador tras hilar pases propios del primer equipo catalán. Así, Nolito, que volvió loco a Barragán, y Benja, fallaron ocasiones muy claras, detenidas por un sensacional Javi Jiménez.

La explosión de alegría quedaría reservada para el minuto 93 de partido. El Valladolid cogió el balón y en tan solo un par de minutos, puso casi una decena de centros al área. El último, de Barragán, fue cabeceado al fondo de la portería por Javi Guerra. Bueno, por Javi y por cerca de los 16.000 pucelanos que no dejamos de animar en el estadio.

Ahora toca invadir Soria. ¡Vamos pucelanos!

El árbitro y el conformismo condenan al Pucela. (Cartagena 1- Vall 1)

El árbitro y el conformismo condenan al Pucela. (Cartagena 1- Vall 1)

Un gol tempranero, a los cinco minutos, de Javi Guerra avecinaba un partido cómodo para el Real Valladolid. En la primera parte el equipo vallisoletano no pasó apuros, gracias a la seriedad de la defensa pucelana, liderada por un excelente Jordi.

Pero en la segunda parte, el equipo se acomodó y, aun teniendo varias ocasiones para aumentar la ventaja en el marcador, como la de Óscar, tras una jugada por banda izquierda de Nauzet, o la del canario tras una bonita pared con Guerra, la parcialidad del árbitro condenó al Real Valladolid. Un gol en fuera de juego de Toché, unido a una injusta expulsión por doble amarilla de Matabuena, permitió al Cartagena empatar el marcador.

 

Alineación titular: Javi Jiménez, Barragán, Jordi, Valiente, Peña, Matabuena, Baraja, Nauzet, Óscar, Jofre, Guerra.

Cambios: Sisi por Jofre, Álvaro Rubio por Óscar y Álvaro Antón por Nauzet.

Tocados por una varita mágica. (Vall 2- Xerez 1)

Tocados por una varita mágica. (Vall 2- Xerez 1)

Dicen que para tener suerte, primero hay que buscarla. Y lo cierto es que los jugadores blanquivioletas, alentados por el ambiente que había hoy en la grada, buscaron la victoria desde el primer instante de partido.

Pero a pesar de buscar con ganas el triunfo, la primera parte del Valladolid fue mala. El centro del campo naufragó, en gran medida debido a la no presencia de Baraja, sancionado. Nafti y Jorge Alonso no fueron capaces de organizar el juego vallisoletano. El tunecino acusó mucho no tener al lado a un perro de presa como Baraja, lo que le llevó a no ser capaz de contener las ofensivas jerezanas. Lo de defender no iba con Alonso, que se preocupó más de ‘hacer jugar’ al equipo. El resultado: Ni atacó, ni defendió. En defensa, las cosas iban algo mejor, pero no tan bien como otros días. La parte de arriba atacaba con ganas y verticalidad, pero Guerra estuvo algo más lento que en otras ocasiones y no fue capaz de impedir que la primera parte de partido finalizara con un rácano 0-0. Mención aparte merece la clamorosa mano que el colegiado del encuentro, por llamarle de alguna manera, se comió en el área jerezana. No tuvo su día Lesma López, que empezó siendo muy protestado por la parte local, y terminó a voces con los visitantes.

Después del paso por vestuarios, un exceso de confianza de Javi Jiménez, facilitó el gol andaluz, obra de Lombán. A pase de nuestro ‘ex’ Héctor Font, dicho sea de paso. El dominio vallisoletano, lejos de disminuir, aumentó. Barragán y Peña subieron con más asiduidad la banda y Abel decidió mover, con acierto, piezas. Se fue un inédito Jorge Alonso y entró Sisinio. De primeras, Sisi de pivote me descolocó. Pero como él mismo dijo, había jugado ahí en su estancia en el Recre. Y lo cierto es que este cambio revolucionó el partido. El Pucela atacaba todavía con más ganas, y Nafti veía a su lado a un jugador mucho más peleón que Jorge Alonso.

Llevábamos, si cabe, más peligro. Y como no podía ser de otra forma, Nauzet logró el empate con una jugada propia del mejor de los delanteros. Ya no nos paraba nadie. El público, el de las grandes tardes. Y los jugadores respondieron. A falta de diez minutos, el Xerez se quedaba con uno menos al ser expulsado, por doble amarilla, José Vega. Esto puso por las nubes a los seguidores locales que casi acariciaban con los dedos el triunfo. Abel decidió unirse a la fiesta y dio entrada a otro delantero más, Bácari.

Entonces, cuando el partido moría en su final, un ataque de rabia llevó a Nauzet a conseguir arrebatarle el balón a Llorente en las inmediaciones del área. Continuó hasta entrar en ella, y una vez dentro, dio el pase de la muerte para que Javi Guerra, desacertado durante todo el partido, hiciese realidad el triunfo. El Xerez, impotente, cayó lamentablemente en protestas estúpidas, lo que le llevó a acabar el partido con tres jugadores de campo menos y con otros dos menos del cuerpo técnico. Lamentable, sobretodo Mario Bermejo, con unas desafortunadas declaraciones al final. Pero eso no empañó la fiesta que se vivía en Zorrilla, en donde había una comunión total entre jugadores y afición.

Este Valladolid recuerda, por su lucha y rabia, al de Mendilíbar. Si conseguimos mantenernos así de peleones, no cabe ninguna duda de que conseguiremos nuestro objetivo, retornar a la liga de las estrellas. De momento, en puestos de promoción, pero la dinámica del equipo avecina que seguiremos escalando posiciones.

 

    • Uno por uno:

 

Javi Jiménez: Cantó en el gol, y a partir de ahí se mostró muy nervioso. Antes había estado de diez, pero el fallo le hundió. Eso es lo malo, lo bueno es que el fallo no significó la pérdida de puntos. Un 5.

Barragán: Se entiende con Nauzet de maravilla. En la primera parte le costó un poco sumarse al ataque, pero en la segunda lo hizo en innumerables ocasiones. En defensa genial, como siempre. Un 8.

Juanito: Se retiró tocado para dar entrada a Marc Valiente. Utilizó su veteranía para resolver todos los ataques rivales con sobriedad y eficacia. Un 7.

Jordi: Perfecto también. Rápido, seguro, sobrio, son solo algunos de los calificativos que se me ocurren. Un 8.

Peña: Por sus características, sube menos al ataque que Barragán. Pero defendiendo es un lujo. Un 7.

Nafti: El centro del campo, sin otro pivote que le ayude a defender, se le hace grande no, enorme. Hoy fue superado en demasiadas ocasiones por los atacantes andaluces. Y en ataque, poquito, por no decir nada. Un 5 raspado.

Jorge Alonso: Ni se notó su presencia. Fue irse él y empezar a carburar el equipo. No me explico por qué sale él en el medio del campo y no Álvaro Rubio. Le apruebo, pero porque al final ganamos, sino se iba al hoyo como está mandado. Un 5.

Nauzet: Genio y figura, roza la perfección. No tengo nada más que decir. Un 9.

Óscar: Las cosas que hace, las hace con mucha coherencia. Pero participa muy poco. Además falló una ocasión clarísima. Un 6.

Jofre: Se perdió en regates y fintas innecesarias. Debe ir más a lo práctico. Tuvo dos balones en la frontal del área para chutar, pero los perdió por intentar hacer la jugada de su vida. El pase del primer gol le salva. Un 5. 

Javi Guerra: Con el gol maquilló su actuación. Pero lo cierto es que está menos acertado últimamente de cara a puerta. Su pelea y su lucha permanecen. Un 6.

Sisi: El hombre del partido junto con Nauzet. La victoria se debe, en gran medida, a su aparición en el terreno de juego. Un 8.

Marc Valiente siguió igual de solvente que el sustituido Juanito. Y a Bácari le faltó tiempo, no recuerdo que llegase a conectar con el esférico.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Una alegría 'pal' cuerpo. (Salamanca 0 - Vall 5)

Una alegría 'pal' cuerpo. (Salamanca 0 - Vall 5)

Muy a mi pesar, no he podido seguir el partido. A ver si lo puedo ver en diferido en algún lado.

Goles: Óscar, Guerra(2), Jofre y Bacarí.

Alineación: Javi Jiménez, Barragán, Juanito, Jordi, Peña, Nafti, Baraja, Sisi, Óscar, Álvaro Antón y Javi Guerra.

Cambios: Matabuena por Nafti, Jofre por Antón y Bacarí por Guerra.

Con más ganas que fútbol. (Vall 1- Gerona 0)

Con más ganas que fútbol. (Vall 1- Gerona 0)

No podré extenderme mucho en el análisis del encuentro de hoy, principalmente porque los horarios a los que nos tienen acostumbrados las malditas televisiones no se los comen ni los lobos. Joder, hay que ver, un lunes a las 9 de la noche, en pleno invierno y trabajando, o en mi caso estudiando, al día siguiente. En fin que hasta las 11 y pico no he llegado a casa, y mañana a las 7 de la mañana en pie. ¡Malditas televisiones!

En lo referente al partido, hay que destacar que se ha visto a un Real Valladolid muy voluntarioso, pero demasiado previsible en ataque. Muy acertado Javi Jiménez en la portería, perfectamente ayudado por Barragán, Juanito, Jordi y Peña, que jugaron uno de los partidos más serios en defensa de la era Resino.

En el centro del campo, Baraja merece un monumento, ha manejado el centro del campo él solito a su antojo. Nafti, agotado físicamente desde el minuto 30 de la primera parte. Las bandas muy bien, tanto Antón como Sisi, aunque bien es cierto que se tuvieron que apañar solos, porque ni Barragán ni Peña tuvieron su día en ataque.

De Óscar prefiero ahorrarme el comentario para dedicarle un comentario doble a Javier Guerra Rodríguez, sin duda el jugador más importante del equipo. Una oportunidad suya sirvió para decantar el partido del lado vallisoletano.

Los cambios, como siempre. Jorge Alonso aportó muy poquito. Jofré estuvo muy incisivo, sigo sin saber qué tiene que hacer para ser titular en este equipo. Y la novedad del día fue la entrada, a falta de unos diez minutos para finalizar el encuentro, del delantero del filial Bacari. No estuvo muy acertado, se le notó nervioso, y tampoco es que haya estado muy peleón. Sinceramente, veo más preparados a Rubén Sánchez, y sobretodo a Quique.

Del Gerona, poco que decir, la verdad que hoy han demostrado poco, por no decir nada. No me explico cómo pueden estar tan arriba en la clasificación. Y poco más que decir, que ya queda menos para entrar en los puestos de promoción. Esta semana, dormiremos a tres puntos de entrar en dichos puestos.

El Pucela se deshincha. (Las Palmas 2 - Vall 0)

El Pucela se deshincha. (Las Palmas 2 - Vall 0)

Javi Jiménez, Barragán, Juanito, Jordi, Peña, Nafti, Baraja, Nauzet, Jorge Alonso, Antón y Guerra. Esos eran los 11 elegidos por Abel en la tarde de este sábado para intentar doblegar al equipo de Las Palmas y traer los tres puntos para Pucela. Me mosquea, y mucho, el hecho de que siga jugando Jorge Alonso (u Óscar en su defecto), y no un Jofre que ha demostrado más que de sobra que está perfectamente capacitado para ser titular en este equipo. ¿Se imaginan el peligro que podrían llevar Nauzet, Antón y Jofre, acompañando a Javi Guerra en el ataque pucelano? Ustedes no sé, pero el que está claro que no se lo imagina es Abel Resino, que sigue empeñado en salir a jugar todos los fines de semana con un jugador menos. No sé qué gracia le verá, pero lo cierto es que, hoy sábado, ha vuelto a dejar a Jofre en el banquillo en favor de Jorge Alonso. Los otros diez jugadores, los previstos. Cabe destacar que Javi Jiménez se ha afianzado en la portería vallisoletana. También destacaba la vuelta a la convocatoria, que no al once titular, de Álvaro Rubio.

De esta manera empezó el encuentro. Una pequeña caraja durante los primeros minutos del encuentro avecinaba otra tarde de sufrimiento para los aficionados blanquivioletas. No obstante, el Real Valladolid se rehízo y fue muy superior a Las Palmas, que se mostraba como un equipo sin mordiente en ataque, con mucho miedo y que parecía firmar el empate a 0 casi desde antes de empezar el encuentro. Durante esta primera parte, el conjunto de Abel Resino hiló buenas jugadas, hasta el punto de tener 5 claras ocasiones de gol que se encontraron con un Barbosa acertadísimo.

Y justo cuando el Real Valladolid iba lanzado a por el primer gol del encuentro, Josico culminó, con un gran remate de cabeza, un centro de Pedro Vega y adelantó al equipo local. Como un jarro de agua congelada sentó este gol a los vallisoletanos, cuando todo parecía que la primera mitad del partido iba a morir sin goles.

En la segunda parte el equipo canario salió con una consigna clara. “O pasa el jugador, o pasa el balón. Pero nunca los dos.” Así, los amarillos pusieron el cerrojazo y muy ordenados atrás consiguieron desesperar al Real Valladolid que veía imposible atravesar la maraña de jugadores amarillos que se concentraban en los tres cuartos del ataque vallisoletano. Para que se hagan una idea, los canarios parecían el Arsenal del otro día frente al Barcelona. Pero como nosotros no somos el Barça y tampoco tenemos a un jugador como Messi, el intento de ganar el partido estaba avocado al fracaso.

Iban avanzando los minutos y el conjunto de Las Palmas cada vez se mostraba más voluntarioso y mejor colocado defensivamente. Esto chocaba con un Valladolid que lo intentaba pero que no tenía ideas en ataque y que no lograba llevar peligro a la portería de Barbosa de ninguna manera. Un Javi Guerra desaparecido, unido a la salida del terreno de juego de Nauzet y lo poco que brilló Antón, hacían imposible que el Real Valladolid lograra la machada de remontar el partido. De Jorge Alonso mejor ni hablo, sería difícil decir algo positivo de su “partido” de hoy. Además, Nafti y Baraja tampoco ayudaban a generar peligro.

Abel introdujo todos los cambios ofensivos que le permitía la ridícula convocatoria que había conformado dos días atrás. Salieron Jofre y Quique, por Alonso y por Nauzet, respectivamente. Y para de contar, porque el resto eran todos de corte defensivo. ¡Muy agudo Abel!, ya me dirás para qué quieres la cantera…

Ninguno de los dos cambios consiguió llevar ni un ápice de peligro a la portería de Barbosa. Algo peligroso, teniendo en cuenta que los canarios no son, ni mucho menos, la mejor defensa de la categoría. Los amarillos seguían a los suyo, robar el balón, con o sin falta, y patapum pa’arriba. Lo que hizo que casi la totalidad del once canario acabara con una amonestación, además de que más de uno mereció la expulsión.

El segundo gol de los grancanarios, obra de Armiche, difuminaba por completo las escasas opciones que le quedaban al cuadro pucelano de empatar el partido. Quedaban, pues, 10 minutos de basura, en los que Abel decidió introducir a Matabuena en lugar de Baraja. ¿Alguien entiende este cambio?- Creo que solo Abel.

Unos minutos después, el árbitro del encuentro, Amoedo Chas pitaba, por fin, el final del partido. Y gracias, porque el Valladolid se pudo venir con algún gol más en contra. Este partido significa un paso atrás en la escalada blanquivioleta hacia los puestos que dan derecho a jugar la promoción de ascenso a 1ª división, puestos que marca el Cartagena, con cinco puntos más que los vallisoletanos.

Dos Javis Guerras. (Vall 2- Ponferradina 1)

Dos Javis Guerras. (Vall 2- Ponferradina 1)

El gol en el Real Valladolid solo tiene un nombre, Javier Guerra Rodríguez. Y es que de no ser por el delantero malagueño, hoy el Real Valladolid no habría sumado este triunfo. Un 2-1 que se antoja insuficiente por el hecho de que enfrente estuviera el peor equipo de la categoría, una Ponferradina que no se acuerda de lo que es ganar. Para ser más exactos, hace 16 jornadas que no prueba el sabor de la victoria. Si a esto le sumas que visitaban a un equipo que atraviesa una pequeña racha de resultados positivos como es el Real Valladolid, el 2-1 es un botín bastante escaso. Pero bueno, gracias a la alegría final con el segundo gol de Guerra, eso queda en un segundo plano.

La alineación inicial era un calco de lo que viene siendo en las últimas jornadas. Hay que destacar que el portero que a priori iba a ser titular, Justo Villar, se quedó finalmente en el banquillo en favor de un Javi Jiménez que estuvo tremendamente acertado. Además, hay que destacar que Pedro López volvió al banquillo para que jugara Barragán, que parece que se ha hecho definitivamente con el lateral derecho del Pucela. También era una novedad la vuelta, aunque obligada, de Marc Valiente que volvía después de su lesión en el dedo y que entró en el once sustituyendo al sancionado Juanito. El resto, los de siempre.

Comenzado el partido, no vi yo al Real Valladolid de las últimas semanas. El Real Valladolid de la primera parte de hoy era un equipo rácano, que sufría para mover el balón y sacarlo jugado. Así, la primera parte no tuvo un dominador claro, los dos equipos realizaron una primera parte fea y sucia que se arregló un poquillo con un empujón final del Pucela, que merced a dos buenas jugadas de Javi Guerra y Nauzet, metió el miedo en el cuerpo a los jugadores bercianos.

La segunda parte comenzó con un buen gol de Guerra que resolvió a la perfección un pase de Peña. Este gol ponía el 1-0 en el marcador y daba más confianza al equipo. Además, obligaba a la Ponfe a venirse más arriba y a abrir las bandas en busca de su gol, de esta manera el Real Valladolid podía aprovecharse y marcar el segundo.

Pero lo que en realidad ocurrió fue que la Ponfe encerró al Valladolid en su campo. Además, tuvo grandes ocasiones que se encontraron con un acertadísimo Javi Jiménez. Éste salvó un mano a mano con Saizar y sacó el pie para despejar otro disparo peligroso. Acto seguido, un remate de cabeza de un atacante berciano era detenido por el portero blanquivioleta, que no pudo hacer nada en el rechace, los jugadores blanquivioletas se quedaron parados pidiendo fuera de juego de Saizar y éste logró introducir el balón en la portería. Minuto 70 de partido y parecía que habíamos vuelto a las andadas.

Pero todavía quedaba lo mejor del encuentro. Fruto de las constantes ofensivas pucelanas, en el minuto 88, Javi Guerra a pase de Nauzet conseguía de nuevo adelantar al Valladolid en el marcador. Entonces el José Zorrilla, desde Javi Jiménez hasta el último de los espectadores blanquivioletas, estalló de rabia. Los aficionados blanquivioletas animaban entusiasmados y los bercianos, tristes, callaban.

Esta victoria sitúa al equipo pucelano a dos puntos de la promoción de ascenso a primera. Promoción que podría alcanzar si vence el fin de semana que viene a Las Palmas a domicilio.

-Uno a uno.

Javi Jiménez: La nota positiva del encuentro para mí. Su actuación hoy me hace ver que tenemos portero. En situaciones normales, la semana que viene sería de nuevo titular y mandaría a Justo y a Jacobo, a uno al banquillo y a otro a la grada. Un 9.

Barragán: Algo peor en ataque que otros días, pero muy solvente atrás. Apenas entraron por su banda. Un 7.

Valiente: Volvía tras mucho tiempo parado. Estuvo correcto sin más, se le notó la inactividad, pero es un gran central. Un 6.

Jordi: Muy seguro, como las últimas semanas. Además, gana mucho cuando le pones al lado de un central rápido como Valiente que le pueda cubrir las espaldas. Un 6.

Peña: Algo más flojo que otras veces aunque tampoco desentonó. En la primera parte estuvo desconcentrado en defensa. Un 5.

Baraja: Volvió a ser el motor del equipo, aunque le costó más que otros días mover el balón rápido y con criterio. Un 7.

Nafti: Al lado de Baraja cualquiera querría jugar al fútbol. Su baja forma física hace que haya notado muchísimo los tres partidos que ha jugado en una sola semana. Un 5.

Nauzet: Aunque menos participativo que otras veces, su desborde y su calidad son incuestionables. Cada vez que cogía el balón la Ponferradina temblaba. Un 7

Óscar: Su apatía y su pasotismo, ponen a más de un aficionado blanquivioleta, entre los que me incluyo, de los nervios. Un 3.

Álvaro Antón: Otro buen partido del canterano. Aunque menos secundado por Peña que en otros partidos, logró llevar peligro a la portería berciana. Un 7.

Javi Guerra: El hombre del partido con los dos goles. Sin él, en vez de estar celebrando una victoria, estaríamos lamentando una derrota. Un 9.

Jorge Alonso: Buen aprendiz de Óscar. No sé cuál de los dos es más apático y pasota. Podrá ser un gran jugador, pero si en media hora no toca el balón, nos quedaremos sin saber si es bueno o malo. Un 2.

Quique: Lo intentó de todas las maneras. Corrió de lo lindo, vaya diferencia con Jorge Alonso. Aunque no tuvo fortuna, lo intentó. Un 6.

Jofre: Un par de desbordes. No le dio tiempo a más. Inexplicable que siga siendo suplente, eso es un lujo que Resino no se puede permitir. Un 6.

Un punto que convence. (Albacete 1-Vall 1)

Un punto que convence. (Albacete 1-Vall 1)

No podré extenderme mucho en esta entrada debido a que el encuentro solo pude seguirlo a duras penas. Metido en un autobús, volviendo de un compromiso fuera de la ciudad. En torno a las ocho de la tarde, conseguí sintonizar una emisora de radio que, aunque no comentase el partido, sí fuera avisando cuando hubiera alguna acción transcendente.

Así, cuando pasaban seis minutos de las ocho de la tarde, el locutor de radio me sorprendió con un grito que decía algo así: “Goooooooooooool en Albacete”, cruzando los dedos esperé a que anunciase un nuevo gol de Guerra, un disparo imposible a los que nos tiene acostumbrados Nauzet o a una jugada de ensueño de esas que se suele marcar Antón en cada partido. Pero no hubo suerte, lo que en definitiva anunció el locutor era el gol del ahora delantero del Albacete, Calle. Mi primera reacción, y la de mi acompañante, fue la desesperación. Cómo un futbolista, que hace dos días era nuestro, como quien dice, nos había amargado el partido de nuevo…Esto no sería nada para el partidito que después se marcaría el “nueve” del Alba.

Ya no volví a tener noticias del encuentro hasta que entré en la provincia de Valladolid y conseguí sintonizar una emisora local que narrase el encuentro. Esto fue en el descanso. Lo que comentaba el locutor era que no le estaba gustando el equipo, y eso preocupaba, para qué engañarnos.

Lo primero que ocurrió en la segunda mitad fue una acción de mal profesional de Calle, que según decía el narrador del partido y más tarde yo pude confirmar con las imágenes, entró a hacer daño al cancerbero blanquivioleta Jacobo y le mandó para los vestuarios antes de tiempo, produciéndole una fuerte contusión en la rodilla izquierda. Un feo detalle, que junto a la celebración por todo lo alto de su gol, su expulsión, el estar tocando las narices todo el partido, tirarse continuamente para simular penaltis,… hace que yo, por lo menos, no aprecie demasiado a ese delantero que pasó por Valladolid la primera mitad de esta temporada.

No obstante parecía que el Valladolid cambiaba e iba decidido a por el empate. Hasta que en el minuto 61, en una jugada de infarto, sobre todo si la escuchas en la radio, con varios tiros seguidos, Alvarito Antón conseguía el empate para los blanquivioletas. Todo parecía volver a su cauce, pero Juanito, en otra expulsión absurda de las que nos tienen acostumbrados últimamente, agredió a un atacante manchego y se iba camino de los vestuarios cabizbajo.

Tocaba sufrir y darlo todo durante poco más de 20 minutos. Eso fue lo que sucedió, el Pucela se armó de valor y ayudado por la expulsión, por fin, de Calle (más conocido como Callenka), consiguió un punto que puede ser útil si se gana el domingo a la Ponferradina.

Todo esto sin acritud, Calle, pero ¡que te den…! que no has conseguido la victoria.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cuestión de pelotas. (Vall 2- Elche 0)

Cuestión de pelotas. (Vall 2- Elche 0)

“Hay que poner huevos el viernes, y después sí, jugar la pelota por abajo y todo eso, pero lo principal es poner huevos”. Así explicaba el gran Carlos Tévez cómo se debía afrontar un partido de fútbol. Aun tiene más razón el atacante si hablas de la Liga Adelante, más conocida como Segunda División. Eso es, no hay más. Esto es la segunda, señores. Así, con dos huevos, se ganó en Huelva, se ganó al Betis y así hemos ganado hoy.

El Real Valladolid y su entorno es mucho más optimista, eso es evidente. Y es que ya cuando llegaba al estadio, se respiraba optimismo. Antes de comenzar el encuentro, el tipo del video marcador tuvo su momento de gloria. Según iba diciendo la alineación titular, iba poniendo, jugador tras jugador, la foto de Jacobo. Si eso pasa hace un mes, es posible que se liara parda, pero en este partido era diferente. Íbamos a ganar. Por eso en vez de pitos y murmullo general, lo que se oía eran carcajadas y risas de los asistentes.

Con ese optimismo y alegría comenzó el partido. El equipo titular no me disgustaba, aunque es cierto que yo hubiera dejado a Óscar en el banco como castigo por lo de Huelva y hubiera puesto ahí a Alvarito Antón, dejando la banda izquierda para Jofre. Quizás también, si yo fuera el entrenador, hubiera sacado de inicio a Álvaro Rubio en vez de dejarle fuera de la convocatoria. Pero lo cierto es que la alineación no me disgustaba, y como dice una de las máximas del balompié, si algo funciona, mejor no tocarlo. Eso es lo que hizo Abel Resino, que comenzó con el mismo once que ante el Betis, exceptuando el cambio obligado de Óscar por Jorge Alonso (que cumplía sanción).

Ya en el minuto 8 nos sonreía la fortuna. El colegiado del encuentro, Miranda Torres, pita un riguroso penalti cometido sobre Álvaro Antón. Nauzet cogió decidido el balón y convencido de sus posibilidades marcó el primer gol del encuentro. A partir de ahí, se estableció un partido parejo, con ocasiones para los dos lados y en el que no había un dominador claro. Si bien es cierto que con cada balón que cogían los blanquivioletas se generaba mucho más peligro. Aunque el Elche llegó con peligro en una ocasión, consiguió marcar, pero fue anulado por un fuera de juego muy claro.

Así se llegó al descanso, un buen momento para echar un pis, comer el bocadillo o lo que se tercie. Comentábamos mis compañeros de grada y yo que era evidente que este Real Valladolid había sufrido un lavado de cara importante.

Recién empezada la segunda parte, el Elche intentó poner en apuros a Jacobo, pero el pucela supo nadar y guardar la ropa afianzándose atrás. Con los jugadores blanquivioletas bien juntitos atrás y esperando a las contras para sentenciar el partido, llegó la tontería del trencilla del encuentro. El de negro decidió expulsar a Baraja por una falta sin más importancia en el centro del campo. Lo que bien pudo solucionar con una amarilla. Pero, quizás con el penalti pitado en la primera parte al Valladolid todavía en la cabeza, quiso compensar al equipo ilicitano con una expulsión que sólo vio él.

A partir de ahí Abel decidió mover piezas, quitó al mayor peligro ofensivo blanquivioleta, Nauzet, para sacar al todopoderoso Matabuena. Jugando con seguridad y con mucha seriedad, llegó una jugada aislada, en la que Jofre resolvió a la perfección un contragolpe blanquivioleta. Con el 2-0, el partido estaba prácticamente decidido, Tan solo destacar la quinta amarilla de Barragán, que como Baraja, se perderá el partido de Albacete.

A partir de aquí, hay que intentar llegar lo antes posible a los puestos de play- offs. Y después, Dios dirá. Esta semana resultará casi definitiva, nos medimos a los dos últimos (Albacete y Ponfe) dos victorias nos meterían ya en puestos de promoción de ascenso, pero si tropezamos, volverán los nervios.

-Uno a uno:

Jacobo: Un par de salidas en falso, pero seguro en general. Sin demasiados problemas, pero bien resueltos. Un 6.

Barragán: Impresionante físicamente, aunque impreciso en algunas acciones (muy pocas). Estuvo bien atrás y subió la banda en muchas ocasiones. Un 7.

Juanito: Muy seguro y muy bien colocado. Un 7.

Jordi: El que hace tiempo me parecía un central lento y torpón, en estos últimos partidos me ha hecho cerrar la boca. Y yo encantado de ello. Muy bien al corte. Un 7.

Peña: Muy serio atrás pero, quizás, poco participativo arriba. Un 6.

Nafti: Gran despliegue del tunecino, pero algo lento en ocasiones. Un 6.

Baraja: El motor del equipo en este partido. Partido trabajado del de Castronuño. Injustamente expulsado. Un 7

Nauzet: El jugador más en forma del equipo. Ayuda abajo, está incisivo arriba, mete goles. Un auténtico lujo. Un 8

Óscar: La oveja negra. No me acaba de convencer. Debería aprovechar más sus enormes cualidades. Un 4.

Álvaro Antón: Gran partido del burgalés. En la izquierda y yéndose hacia el centro estuvo acertadísimo. Calidad le sobra, eso está claro. Un 8.

Guerra: Desaparecido en combate. Participo muy poco. Notó los problemas físicos que ha arrastrado durante la semana. Aun cojo, es imprescindible para el equipo. Un 6.

Ni Jofre, ni Matabuena, desentonaron. El catalán además hizo un bonito gol. Un 6 para ambos.

Pedro López: Sin tiempo. Sí que lo tendrá el miércoles ante la sanción que deberá cumplir Barragán. Ahí podrá demostrar si merece volver a ser titular.

 

Eso es todo. No dudéis en dejar vuestra opinión en los comentarios.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres