Blogia
Blog Pablopucelano

Tocados por una varita mágica. (Vall 2- Xerez 1)

Tocados por una varita mágica. (Vall 2- Xerez 1)

Dicen que para tener suerte, primero hay que buscarla. Y lo cierto es que los jugadores blanquivioletas, alentados por el ambiente que había hoy en la grada, buscaron la victoria desde el primer instante de partido.

Pero a pesar de buscar con ganas el triunfo, la primera parte del Valladolid fue mala. El centro del campo naufragó, en gran medida debido a la no presencia de Baraja, sancionado. Nafti y Jorge Alonso no fueron capaces de organizar el juego vallisoletano. El tunecino acusó mucho no tener al lado a un perro de presa como Baraja, lo que le llevó a no ser capaz de contener las ofensivas jerezanas. Lo de defender no iba con Alonso, que se preocupó más de ‘hacer jugar’ al equipo. El resultado: Ni atacó, ni defendió. En defensa, las cosas iban algo mejor, pero no tan bien como otros días. La parte de arriba atacaba con ganas y verticalidad, pero Guerra estuvo algo más lento que en otras ocasiones y no fue capaz de impedir que la primera parte de partido finalizara con un rácano 0-0. Mención aparte merece la clamorosa mano que el colegiado del encuentro, por llamarle de alguna manera, se comió en el área jerezana. No tuvo su día Lesma López, que empezó siendo muy protestado por la parte local, y terminó a voces con los visitantes.

Después del paso por vestuarios, un exceso de confianza de Javi Jiménez, facilitó el gol andaluz, obra de Lombán. A pase de nuestro ‘ex’ Héctor Font, dicho sea de paso. El dominio vallisoletano, lejos de disminuir, aumentó. Barragán y Peña subieron con más asiduidad la banda y Abel decidió mover, con acierto, piezas. Se fue un inédito Jorge Alonso y entró Sisinio. De primeras, Sisi de pivote me descolocó. Pero como él mismo dijo, había jugado ahí en su estancia en el Recre. Y lo cierto es que este cambio revolucionó el partido. El Pucela atacaba todavía con más ganas, y Nafti veía a su lado a un jugador mucho más peleón que Jorge Alonso.

Llevábamos, si cabe, más peligro. Y como no podía ser de otra forma, Nauzet logró el empate con una jugada propia del mejor de los delanteros. Ya no nos paraba nadie. El público, el de las grandes tardes. Y los jugadores respondieron. A falta de diez minutos, el Xerez se quedaba con uno menos al ser expulsado, por doble amarilla, José Vega. Esto puso por las nubes a los seguidores locales que casi acariciaban con los dedos el triunfo. Abel decidió unirse a la fiesta y dio entrada a otro delantero más, Bácari.

Entonces, cuando el partido moría en su final, un ataque de rabia llevó a Nauzet a conseguir arrebatarle el balón a Llorente en las inmediaciones del área. Continuó hasta entrar en ella, y una vez dentro, dio el pase de la muerte para que Javi Guerra, desacertado durante todo el partido, hiciese realidad el triunfo. El Xerez, impotente, cayó lamentablemente en protestas estúpidas, lo que le llevó a acabar el partido con tres jugadores de campo menos y con otros dos menos del cuerpo técnico. Lamentable, sobretodo Mario Bermejo, con unas desafortunadas declaraciones al final. Pero eso no empañó la fiesta que se vivía en Zorrilla, en donde había una comunión total entre jugadores y afición.

Este Valladolid recuerda, por su lucha y rabia, al de Mendilíbar. Si conseguimos mantenernos así de peleones, no cabe ninguna duda de que conseguiremos nuestro objetivo, retornar a la liga de las estrellas. De momento, en puestos de promoción, pero la dinámica del equipo avecina que seguiremos escalando posiciones.

 

    • Uno por uno:

 

Javi Jiménez: Cantó en el gol, y a partir de ahí se mostró muy nervioso. Antes había estado de diez, pero el fallo le hundió. Eso es lo malo, lo bueno es que el fallo no significó la pérdida de puntos. Un 5.

Barragán: Se entiende con Nauzet de maravilla. En la primera parte le costó un poco sumarse al ataque, pero en la segunda lo hizo en innumerables ocasiones. En defensa genial, como siempre. Un 8.

Juanito: Se retiró tocado para dar entrada a Marc Valiente. Utilizó su veteranía para resolver todos los ataques rivales con sobriedad y eficacia. Un 7.

Jordi: Perfecto también. Rápido, seguro, sobrio, son solo algunos de los calificativos que se me ocurren. Un 8.

Peña: Por sus características, sube menos al ataque que Barragán. Pero defendiendo es un lujo. Un 7.

Nafti: El centro del campo, sin otro pivote que le ayude a defender, se le hace grande no, enorme. Hoy fue superado en demasiadas ocasiones por los atacantes andaluces. Y en ataque, poquito, por no decir nada. Un 5 raspado.

Jorge Alonso: Ni se notó su presencia. Fue irse él y empezar a carburar el equipo. No me explico por qué sale él en el medio del campo y no Álvaro Rubio. Le apruebo, pero porque al final ganamos, sino se iba al hoyo como está mandado. Un 5.

Nauzet: Genio y figura, roza la perfección. No tengo nada más que decir. Un 9.

Óscar: Las cosas que hace, las hace con mucha coherencia. Pero participa muy poco. Además falló una ocasión clarísima. Un 6.

Jofre: Se perdió en regates y fintas innecesarias. Debe ir más a lo práctico. Tuvo dos balones en la frontal del área para chutar, pero los perdió por intentar hacer la jugada de su vida. El pase del primer gol le salva. Un 5. 

Javi Guerra: Con el gol maquilló su actuación. Pero lo cierto es que está menos acertado últimamente de cara a puerta. Su pelea y su lucha permanecen. Un 6.

Sisi: El hombre del partido junto con Nauzet. La victoria se debe, en gran medida, a su aparición en el terreno de juego. Un 8.

Marc Valiente siguió igual de solvente que el sustituido Juanito. Y a Bácari le faltó tiempo, no recuerdo que llegase a conectar con el esférico.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres